Oficiales de Policía capaces de administrar las distintas Dependencias de la Institución con actitudes de cambios que requiera la exigencia y dinámica de la sociedad, en cumplimiento de su función profesional