"Mi abuela me inculcó la disciplina y el amor a la institución policial"

El Cadete Carlos Anibal Prieto Bogado (22), desde hoy porta el Pabellón Nacional como nuevo abanderado de la Academia Nacional de Policía Gral. José E. Díaz. Es de la ciudad de Capiatá, tiene dos hermanas menores y cuenta con mucho orgullo que es un abuela memby porque fue criado por su abuela materna Salustiana Bogado de Prieto y también por quién considera su abuelo, el señor Suboficial Principal Julio Benítez. 

Carlos menciona que le llena de felicidad y mucha emoción ser abanderado de la Academia Nacional de Policía Es una sensación que simplemente no puedo expresar con palabras ni emociones, es un orgullo y un privilegio muy grande. Es una gran bendición que a su vez conlleva una gran responsabilidad. En toda mi vida fui muy aplicado y dedicado al estudio, fui mejor egresado en la Escolar Básica y así también al terminar el Colegio, y eso se lo debo a mi familia, por el hecho de que me motivaban y demostraban que se sentían realmente orgullosos  de mí, indicó.

El joven Cadete considera que la dedicación y la disciplina parte de uno mismo, pero lo que realmente importa es la motivación Y para mi, la mayor motivación que uno puede tener en la vida es la familia. Es hacer sentir orgullo a tu familia.

Destaca que fue criado por su abuela Salustiana, a quien acompañaba desde muy pequeño a la Comisaría donde la misma se desempeñaba como cocinera. Era algo único crecer con tanta admiración hacia una profesión. Como todo niño el ver a un policía me llenaba de nostalgia y emoción, recuerda emocionado, Carlos.

Tiempo después, su abuela fue trasladada al Colegio de Policía Sgto. Aydte. José Merlo Saravia, ubicado en Capiatá, y ahí la seguía acompañándola, Sigo recordando aquella vez en que siendo tan solo un niño, vi por primera vez una formación en la que se estaba realizando el ejercio de Alinen-ar... jajajaja, automáticamente comencé a imitar dicho ejercicio. Y mi abuela matándose de la risa me dijo: Algun día te tocará a ti hacer el zapateo .

Carlos comprendió entonces que su meta y vocación era ser Policía. Al terminar el colegio estaba decidido a postularse para la Academia Nacional de Policía, pero por circunstancias de la vida tuvo que postularse al Colegio de Policía, en la cual ingresó en el primer puesto, Fue aquella vez unos de mis momentos más felices, ya que recibí en mis manos el sagrado uniforme de parte de mi abuela. Pertenecí a la 45 promoción de Suboficiales y tuve la dicha de participar en una ceremonia de ascenso en la que vi por primera vez a los miembros del Cuadrilátero de Honor de la ANP, y sin dudarlo me propuse formar parte de ella, señala.

Prieto recuerda que nuevamente insistió para postularse a la Academia Nacional de Policía, Con el debido permiso del Director, en aquel entonces Mi Crio. Gral. Gustavo  Enciso y el Sr. Jefe de Cuerpo, Mi Crio. Cristhian Cuevas, recibí la autorización para postularme siendo Aspirante del Colegio de Policía, con la promesa de quedar entre los primeros. Ingresé y me dediqué bastante al estudio y hoy en un abrir y cerrar de ojos terminé siendo quien encabeza mi Promoción. Estoy más que agradecido con Dios por brindarme esta Bendición, con mi familia por el apoyo y la motivación de siempre y con la Institución por brindarme tantos logros y la oportunidad de crecer como persona y sentir una satisfacción personal.

Por sobre todo, el Cadete Carlos Prieto es consciente de que hoy en día sin estudio es muy difícil salir adelante, y más aún existiendo tantas vicisitudes y malos vicios que desorientan a los jóvenes Mi fiel consejo para ellos es que se animen a formar parte de la Gran Institución Policial, a la que pertenezco con tanto orgullo. Es un privilegio único, pues como siempre nos inculcan desde el primer día Muchos son los llamados, y poco los privilegiados. Es tan cierta esta frase. Que solo queriendo ser realmente parte de la Noble Institución Policial podrán verdaderamente entenderla. No se desanimen, el hecho de no ingresar la primera vez, no quiere decir que no sea para uno, les insto a que se esfuercen que todo sacrificio tiene su recompensa, finalizó.

Comentarios